Limpieza Facial Profunda

Limpieza Facial profunda

Una piel eudérrmica (sana) se encuentra hidratada, con tono uniforme, sin manchas, cicatrices ni líneas de expresión, tiene apariencia suave, tersa y joven. Mantener la piel sana representa un reto ya que diariamente nos exponemos a factores que la dañan; externos (polución, radiación ultravioleta), internos (alimentación, estrés oxidativo y formación de radicales libres) y provocan cambios negativos en el aspecto y función de esta. Actualmente existen diferentes procedimientos y productos dermatológicos que permiten mejorar la salud y aspecto de la piel. Limpieza facial profunda es un procedimiento seguro que se realiza por personal capacitado cuya finalidad es preservar la salud de tu piel e incluye:
– Limpieza con dermolimpiador (sustituto de jabón) y/o solución micelar o desmaquillante.
– Análisis del estado de la piel: parte importante en el procedimiento que permite determinar el resto de los productos a utilizar, intervalo entre una sesión y otra, además detectar alguna patología (enfermedad) o datos de alerta que pudieran indicar lesiones malignas, aquí la importancia que el personal este previamente capacitado.
– Exfoliación suave: permite retirar “células muertas”, acelerar el proceso de regeneración cutánea, mejorar drenaje linfático y circulación de la piel.
– Vaporización; permite abrir los poros para eliminar espinillas y puntos negros, mejora el flujo sanguíneo e hidrata la piel.
– Espátula facial ultrasónica (skin scrubber); permite la eliminación y regeneración de las capas más superficiales de la piel, eliminar “células muertas”, espinillas y puntos negros sin causar lesión en la piel.
– Mascarilla puede ser química y/o lumínica, depende la necesidad de la piel (hidratante, despigmentante, anti edad, etc)
– Protector solar, ayuda a proteger tu piel de radiación ultravioleta, previniendo el fotoenvejecimiento.

La piel se encuentra siempre en constante proceso de renovación celular, el estrato córneo (la capa mas superficial de la piel) sufre un recambio aproximadamente cada 28 días, sin embargo, en algunas ocasiones y por diferentes factores se pueden formar diminutos tapones de grasa o queratina lo que ocasiona obstrucción de los poros y con ello alteraciones visibles y palpables. El intervalo de tiempo entre una sesión de limpieza facial y otra dependerá de cada persona, la edad y el estado de salud de su piel, no obstante el realizar al menos una limpieza facial al mes ayudará a eliminar restos celulares, tapones de grasa y queratina e incluso restos de productos químicos como maquillaje además de acelerar el proceso de regeneración celular.