Toxina Botulínica

Toxina botulínica

La aplicación de toxina botulínica se trata de un procedimiento sencillo, no incapacitante y no doloroso que permite tratar.  

 

  • Arrugas faciales: gracias a la aplicación de toxina botulínica se logra una disminución o eliminación de las arrugas presentes en la piel del rosto secundarias a la hipermovilidad de los músculos  implicados en la gesticulación, la cantidad de toxina, el tiempo de acción y duración de la misma dependerá de cada persona.  
  • Hiperhidrosis: se trata de un padecimiento de sudoración excesiva en ciertas áreas del cuerpo; siendo las axilas la zona con mayor demanda en consultorio. La hiperhidrosis suele repercutir en la vida diaria de las personas que la padecen y la aplicación de toxina botulínica les permite mejorar su calidad de vida de manera significativa. 
  • Sonrisa Gingival: se trata de una condición en la cual la encía superior  queda expuesta al momento de sonreír, desde el punto de vista estético puede no ser agradable para las personas que la presentan, por lo cual la aplicación de toxina botulínica representa una buena opción sobre todo para aquellas personas que no quieren someterse a una cirugía.